Con sabor a Tango

21,00

Una contagiosa tangomanía internacional

Autor: Carlos G. Groppa 700,00 Pesos Argentinos. Disponible en librerías y en Mercado Libre 232 páginas con 96 ilustraciones a color y ByN

Continuar leyendo

El libro                                                                                                                                                                                                           Nacido en un suburbio portuario de Buenos Aires y exportado a Paris por un grupo de músicos intuitivos, el tango pronto conquistó el escenario de la música popular. ¿Cuál fue su magia para que artistas internacionales, cuya carrera se desarrolló fuera de la órbita de la música porteña, lo incorporasen a su repertorio? ¿Qué los tentó?

Los ejemplos de su atracción sobran. Los primeros manuales para aprender a bailarlo aparecieron en Londres y New York. La pareja de baile Irene y Vernon Castle se encargaron de enseñarlo en los EE.UU. Arthur Murray le encomendó a un músico de jazz la grabación de tangos para enseñarlo a bailar en sus academias. Stan Kenton eligió La Cumparsita y El Choclo para hacer su debut en el mundo del disco. Los cantantes Jean Sablon y Tino Rossi sembraron sus repertorios con tangos. La primera orquesta que formó Xavier Cugat, antes de la rumba, fue una orquesta de tango. Muchas orquestas de baile inglesas en la década de 1930 se volcaron al tango, Geraldo formó su Gaucho Tango Orquesta y Mantovani su Orquesta Típica. Y lo mismo ocurrió en Dinamarca, Alemania y Japón. Y ya en nuestra época, numerosos músicos de jazz incorporaron al tango en sus repertorios.

Como lo muestran las historias aquí incluidas, músicos de diversas nacionalidades, distintos estilos, jazz, rock, fusión, folk y demás orientaciones musicales entraron en el círculo del tango. ¿Por qué? Probablemente la respuesta esté en el duende del tango, ya que por más que se lo interprete con sólo un ligero sabor a tango, sigue y seguirá siendo Tango.

El autor                                                                                                                                                                                                          Carlos G. Groppa nació en Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires, Argentina. Estudio Arquitectura y Bellas Artes, hizo cine, produjo películas musicales con muñecos animados que fueron premiadas en Europa.

En México fue libretista de los programas de televisión “Los Especiales de Silvia Pinal”, y adaptador de la serie “Obras Maestras de la Literatura Universal”.

Es miembro Correspondiente de la Academia Porteña del Lunfardo, y autor de los libros “Desnúdese Madame”, “Humor para Melancólicos” (cuentos), “La Mujer que quería Asesinar a Hitchcock”, entre otros.

Ya radicado en los Estados Unidos escribió “The Tango in The United States” y “El Tango desde Sunset Blvd.”. Edita desde 1996 la revista Tango Reporter en Los Angeles, ciudad donde reside.


EnglishGermanSpainFrenchItaly